martes, 11 de noviembre de 2014

Nuestro trabajo romántico


Para empezar voy a explicaros lo que hemos trabajado durante esta semana.
La profesora nos dio unas fichas con preguntas relacionadas con los cortos que vimos en clase. Nos metimos en Google Drive y lo compartimos con la profesora.
Para terminar las últimas preguntas del último corto las aplicamos sobre nosotros mismos y aquí está el resultado:

Somos unas niñas de 15 y 17 años, somos diferentes y no lo ocultamos. Tenemos gestos de niña pequeña, nuestro lenguaje corporal es que a veces escribimos palabras en el aire con la nariz, cuando estamos nerviosas nos tiembla la voz, movemos las piernas, los dedos… Nos gusta leer libros de todo tipo: de amor, misterio, terror…no tenemos ningún escritor preferido pero los que más nos llaman la atención son Jane Austen y Sarah Phineas.

Podríamos decir que tenemos algunos gustos góticos pero no demasiado tétricas o terroríficas.

Además de compañeras somos grandes amigas.

Las cosas que más solemos hacer es dibujar y ver series manga por ordenador.

Muchas veces imaginamos que estamos en otra parte, creamos personajes ficticios y de comedia.

Pensamos que la vida es muy corta y que hay que aprovecharla, la vemos en color y alegre.

Tenemos una estética normal.

Nos gusta todo tipo de música pero la que más destacaríamos es el pop y el rock.

Muchas veces nos hemos sentido solas, hemos sentido que nos apartaban por ser como somos hasta que al final siempre encuentras a una persona que es muy parecida a ti y te das cuenta de que encajas con alguien.

.  
         
                   

jueves, 6 de noviembre de 2014

Mary Shelley y Malala



Mary Shelley y Malala se podría decir que no tienen nada en común, son una mujer del siglo XIX y una niña del siglo XXI pero una vez que empiezas a investigar un poco sus vidas puedes ver que tienen cosas en común como sus ideas de que la mujer tiene sus derechos.

Mary Shelley fue una narradora, dramaturga, ensayista, filósofa, biografa británica, vivía en una época en la que la mujer no era reconocida y eso le llevó a desahogarse mediante sus obras como Frankenstein una novela gótica en la que desarrolla la pérdida de sus hijos, también expresa su culpabilidad de haber causado la muerte de su madre y por fallar como madre ella misma. No solo usa sus obras para explorar el deseo sexual reprimido sino que también rechazaba el hecho de ser escritora lo cual le daba vergüenza. 

Malala es una estudiante, bloguera pakistaní, activista y es conocida por su activismo a favor de los derechos civiles , especialmente de los derechos de las mujeres donde el régimen talibán ha prohibido la asistencia de las niñas a la escuela algo tan común para nosotros como es escuchar música para ellas esta prohibido. A la edad de sólo 15 años ya habían intentado matarla, el régimen talibán al no conseguir matarla ahora la siguen buscando y amenazándola de muerte.


“Un niño, un maestro, un lápiz y un libro pueden cambiar el mundo”


A continuación vamos a decir en que se parecían: ninguna de las dos tenía ni voz ni voto, defendían los derechos de la mujer, las dos expresaban lo que sentían mediante la escritura, las dos han sufrido en su vida, ambas estaban dispuestas a sacrificarse ellas mismas para conseguir que la mujer no sea menos que el hombre, a las dos les inculcaron que el hombre es mejor, las dos han escrito libros.

Para continuar vamos a nombrar las diferencias: Malala recibió varios premios, Mary Shelley fue del siglo XIX y Malala del siglo XXI, Malala es de Pakistán y en cambio Mary Shelley de Inglaterra,mientras Mary Shelley empezó escribiendo libros en papel Malala empezó con un blog, Mary Shelley vivió en una época en la que las mujeres eran menos importantes, Malala es muy religiosa cree mucho en su dios a pesar de algunas normas que no entiende en cambio Mary Shelley es más bien científica. 

Para finalizar vamos a dar nuestra opinión personal nos parece muy bien que estas importantes mujeres defiendan sus ideas a pesar que una de ellas está amenazada de muerte, Mary Shelley me parece que hizo bien en escribir todo lo que sentía en sus obras a pesar de lo que tuvo que soportar en su época.